LA COVID – 19 Y LA SINTONÍA PRESIDENCIAL

0
171

La COVID-19 ha generado grandes trastoques de carácter político. A escala internacional, su injustificable origen, más que la insalubridad común de todas las naciones, ha demostrado que los países dependientes sobrevivimos al compás de las economías del mundo, y que el apresuramiento de China como potencia militar y financiera, además de paladín de tecnología con costos por debajo del mercado, seguirán provocando reacciones no solo en el campo de la lucha de quien manejará la industria, sino que a consecuencia de ello, tendremos más enfermedades, pánico y controversia.

A nivel nacional, La COVID -19 llegó en el momento en el que los peruanos y peruanas, transitábamos en la lucha contra la corrupción, contra aquel grupo de poder, que había convertido a los poderes del Estado en su vehículo para el enriquecimiento y el pago de favores, éramos pues testigos, del encarcelamiento vía prisión preventiva de las personas a quienes nunca pensábamos verlos en aprietos, a políticos con tradición y en la mayoría de casos, quienes a lo largo de la historia reciente, se adjudicaron ser los defensores de la democracia, estabilidad económica y modernización del Estado; sin embargo, sus prácticas que asumíamos como normales fueron puestas en evidencia, y el pueblo volvió a creer en el rejuvenecimiento de la República.

Y entonces, en enero del 2020 volvimos a las urnas, nos llenamos de esperanza y en suma creímos que si se puede transformar las instituciones del Estado, los resultados fueron coherentes para el contexto, Acción Popular con un discurso inspirado en la decencia de los expresidentes Belaunde y Paniagua; Alianza para el Progreso, removiendo a sus personajes, pusieron en el balcón electoral a rostros con experiencia y a quienes a nivel regional se constituían en figuras importantes; Podemos Perú del controversial Luna Gálvez, utilizando la figura del General Urresti consiguió los votos del sector ciudadano que reclama dureza contra la delincuencia; el Fujimorismo siempre presente con su voto duro y del recurso del ingeniero Fujimori; Unión por el Perú en su rol de vientre de alquiler, y después de su alianza por sobrevivencia con Castañeda y los sectores a los que Antauro denomina “ repugnables” también alcanzó curules, representado al electorado que soñaba cambios institucionales inmediatos ; el Frente Amplio con su voto a la constancia de lucha y tradición; los morados representando a Vizcarra y la sorpresa el “FREPAP”, con una Bancada más diversa en género que las otras, y cuya participación de la mujer se hace credo antes que ilusión. 

Los peruanos requerían que la Gobernabilidad del ESTADO vaya al compás de los datos económicos que enrostran en nuestras mentes, ese objetivo obedeció a promesas de fortalecer las organizaciones de gobierno, cambiar la constitución y fusilar a los malos de la película, menú completo para un bufet a pedido del cliente, los electores. La COVID -19, nos desnudó por completo; la mayoría de autoridades locales y regionales no dieron talla para este reto, no generaron condiciones de seguridad en la población, ni garantizaron la salud y educación, cuya predica demostró que solo estábamos ante un discurso vació e imaginario, con dos trimestres con bajos índices de producción y con indicadores de consumo muy dependientes del crédito; Ante esta situación la sintonía que espera el electorado, va más allá de las culpas o la cacería de los malos, del fusilamiento o de tirar abajo el Estado para fundar otro. El pueblo quiere pan, el campesino crédito para sus tierras y el obrero añora la reactivación real del círculo financiero, en suma el contexto cambio de forma tal que los protagonistas del 2022, serán quienes objetivamente se acerquen a la población y articulen la solución real de sus problemas, de cómo impulsar la economía y como esta se ve reflejada en sus bolsillos; Forsyth – Del Solar y Salaverry en representación del centro formal, la derecha con Roque Benavides y Hernando de Soto, articulando un bloque nacional con el fujimorismo y aprismo, la izquierda con Verónica Mendoza, Cerrón, y el bloque  “ Nueva Constitución”  y la espera del “INKARI” Aduviri, cuya casación fue bien concedida y se debatirá si la sanción penal puesta en contra suya se ajusta a derecho o no.    

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here